En lo alto de los acantilados de Tenerife, como si estuviera tocando el cielo, se encuentra el majestuoso mirador de San Miguel de Abona, construído por Construcciones Ático. Una obra arquitectónica que fusiona la belleza natural de la isla con el confort y la elegancia contemporánea.

Al llegar al mirador, los visitantes son recibidos por una pasarela panorámica que ofrece vistas impresionantes del Océano Atlántico y los exuberantes paisajes que rodean la isla. A medida que avanzan, la imponente estructura de cristal y acero emerge ante ellos, en perfecta armonía con el entorno.

El restaurante, diseñado para deleitar todos los sentidos, ofrece una experiencia culinaria única. Su decoración moderna y minimalista crea un ambiente acogedor y sofisticado, mientras que las enormes ventanas de suelo a techo permiten que la luz natural bañe el espacio, destacando cada detalle del interior y ofreciendo vistas panorámicas incomparables.

Ya sea disfrutando de una comida al aire libre en la amplia terraza con vistas al mar, o deleitándose con una cena íntima en el interior, el mirador es un destino imperdible para aquellos que buscan una experiencia gastronómica única en el paraíso de Tenerife.